La automatización del control de calidad es una llave maestra. ¡Abre la puerta!

Destacado

jun
18

Traductor autocorregido, dos veces productivo

Publicado por Sergio Calvo Páez el día 18 d junio d 2012

¿Siempre cometes los mismos errores? Automatiza la revisión y vete a echar un café. Serás doblemente productivo.

Para empezar, te preguntarás en qué consiste la autocorrección. Es bien sencillo: simplemente, en decirle a la máquina que trabaje por nosotros; es decir, que detecte los posibles errores para después poder corregirlos. No hay nada que moleste más a un traductor que cometer dos veces el mismo error. ¿Acaso no te pasa a ti lo mismo?

La palabra automatización suele provocar sensaciones controvertidas: unos ven saltar chiribitas de felicidad en sus ojos y otros sienten un retortijón punzante. Es mejor olvidarse de las sensaciones y ser prácticos. Ni la automatización es la panacea, ni tampoco el horrible monstruo con tentáculos de código oscuro y viscoso. Es más sencillo: piensa en ese error que tanto te molesta cometer. Pongamos, por ejemplo, dos espacios en blanco o dos puntos seguidos, o incluso espacio y punto. Esos errores pueden reproducirse como ratas de alcantarilla y complicarnos la existencia. Por muy simple que sea, es un error que mancha la calidad de una traducción y solo procede de un pequeño despiste. Automatizar la detección de ese error es relativamente sencillo. Solo tenemos que configurar nuestra herramienta preferida de control de calidad y disfrutar la detección automática.

¿Qué herramientas existen?

Hay bastante donde elegir: desde viejas glorias como la autocorrección en Microsoft Word, hasta sofisticadas configuraciones en Apsic Xbench o QA Distiller. La oferta es cada vez  mayor, pero no hay que dejarse abrumar. En realidad, la automatización se puede llevar a cabo con las siguientes herramientas o incluso grabando una sencilla macro. Al final, lo importante es el hecho de automatizar la corrección. Veamos algunas herramientas disponibles, aunque existen más que no se mencionan en este artículo:

  • Complementos o aplicaciones integrados en herramientas TAO:
    • QA Checker de Trados Studio: sin duda, es uno de los más sencillos de utilizar y más potentes. Se trata de un componente que viene de las versiones anteriores de Trados. La versión actual es la 3.0 y se puede organizar fácilmente el control automático de diferentes errores. Por defecto no está configurado, así que el traductor debe configurarlo antes de usarlo.
      Control de calidad en Trados Studio
    • Transcheck de Wordfast Pro: no posee tantas funciones como Trados Studio, pero es muy útil en líneas generales. Se pueden configurar bastantes tipos de detección de errores.Control de calidad en WordfastPro
    • QA de Wordfast: Es una herramienta que desde hace muchos años, y de forma gratuita, nos brinda la posibilidad de realizar controles de calidad automatizados.Control de calidad en Wordfast
  • Complementos o aplicaciones en otras herramientas:
    • Herramientas de corrección de Microsoft Word: hay gente que lleva años usando Word y no saben cómo utilizar las funciones de corrección. Esto es básico.Control de calidad en Microsoft Word
  • Aplicaciones independientes:
    • Apsic Xbench: para mi gusto, la mejor herramienta de control de calidad. Desde hace años la uso para el control de calidad de mis traducciones. Es fácil de usar, intuitiva y gratuita, pero no por ello es menos potente, pues su configuración avanzada permite sacarle mucho jugo en el control de calidad lingüístico y terminológico.Control de calidad en Apsic Xbench
  • Tus propias aplicaciones:
    • Macros integradas en Word o Excel: grabar una macro es muy simple. Solo tienes que darle a Grabar macro en Word y te grabará todas las acciones que hagas. Después le asignas un botón o comando y ya está automatizado.Grabar una macro para el control de calidad
    • Aplicaciones independientes: esto ya es algo más complicado y requiere conocimientos avanzados en Visual Basic, Perl o incluso Python. Si te atreves con esto, no te aburrirás, pero te llevará mucho tiempo. Nada es imposible, suelo pensar, pero con los pies en la tierra.

¿Qué necesito para automatizar el control de calidad?

Lo primero es saber qué elementos quieres incluir en el control de calidad automatizado. La mejor opción es crear una lista de comprobación con cada uno de los aspectos que se van a revisar. Probablemente no todos sean fáciles de implementar.

En segundo lugar, te conviene disponer de alguna herramienta mencionada anteriormente. Además, casi es una obligación entender qué son y cómo se utilizan las expresiones regulares.

Por último, dedica un tiempo, con paciencia, en ir añadiendo cada uno de los elementos que quieres comprobar en las futuras traducciones.

La configuración del control de calidad en herramientas TAO no es difícil. Basta con hacer unos ticks. La creación de macros o inserción de expresiones regulares en la herramienta de control de calidad elegida no es tan sencillo. Se trata de un proceso no demasiado complejo, pero algo lento. Ahora bien, una vez terminado, un solo clic te valdrá para saber si has cometido algún error.

¿No tenías ganas de echarte un café? Aprovecha ahora que la máquina está trabajando por ti. Si tienes interés en aprender más sobre este tema, no dejes de escribirme para obtener más información.

Deja un comentario

2 comentarios sobre Traductor autocorregido, dos veces productivo

  1.  

    |

  2. ¡Hola! Antes de nada, quiero daros las gracias por el blog tan estupendo que tenéis, los consejos que dais nos sirven de mucho a gente como yo. :-) Soy una estudiante de Traducción e Interpretación de la Universidad del País Vasco y he estado siguiendo vuestros blogs fielmente durante los últimos meses. Hoy he decidido dar el paso de crear el mío propio y este es el enlace: http://www.olatztranslatesandinterprets.com/
    Estaría muy agradecida y me ayudarías a difundirlo y que compartamos nuestras cosas de aquí en adelante.
    ¡¡¡Muchas gracias y hasta pronto!!!