Aprende y disfruta en el campus virtual de Traductivo.

Contenidos

¿Crees que no puedes mejorar tu productividad como traductor por falta de medios? Encomiéndate a San Google.

Conviene comenzar este artículo diciendo que Google no me paga nada por decir lo siguiente (aún estás a tiempo, compañero Google ;-)). El objetivo de estas palabras es simple: descubrir un universo de posibilidades para el traductor, sobre todo novel, de mejorar su productividad con coste cero y casi sin esfuerzo cognitivo.

Todos conocemos Google, principalmente como buscador y como correo electrónico. Pocos quedan ya sin tener una cuenta en Gmail. Sin embargo, muchos desconocen lo demás. ¿Y qué es lo demás? Un sinfín de aplicaciones, un universo de posibilidades que están a un clic del ratón, que podrían optimizar tu forma de organizar el trabajo y ayudarte a encajar las piezas del puzle.

Puede que no te hagan falta ninguna de las herramientas siguientes. Es cierto que en el mercado existen muchas más, incluso de mejor calidad. Aquí lo importante no es tanto la calidad, que también, sino la cantidad. Se trata realmente de un todo en uno. Veamos de qué herramientas hablamos y cómo podemos utilizarlas en nuestro trabajo para conseguir mejorar nuestra productividad.

  • Correo electrónico:
    • Gmail: es un gestor de correo electrónico muy fácil de utilizar que además se integra muy bien con el calendario y la gestión de las tareas, pues puedes añadir los mensajes como nueva tarea en tu lista de tareas.
    • Google Talk: es un servicio sencillo y gratuito que permite realizar llamadas de voz y enviar mensajes instantáneos.
  • Página Web o blog:
    • Google Sites:  es una herramienta gratuita que te permite crear sencillas páginas web sin tener conocimientos de HTML y sin necesidad ni de instalación ni de mantenimiento de ningún tipo. ¿No querías tener tu propia página Web?
    • Google Analytics: es una solución de seguimiento de páginas Web que proporciona información muy valiosa sobre el tráfico del sitio web y el éxito que está teniendo. Es muy fácil de usar y podrás ver y analizar el tráfico desde una perspectiva totalmente distinta.
    • Blogger: es una aplicación muy sencilla que te permite crear un blog en segundos. Al igual que Google Sites, te permite elegir distintas plantillas y diseños atractivos y personalizables.
  • Herramienta de traducción asistida por ordenador:
    • Google Translator Toolkit: (kit de herramientas de traducción de Google) es una herramienta TAO. Tan simple como eso. Está diseñado para permitir que los traductores utilicen de forma gratuita una herramienta TAO y que con ello se corrijan las traducciones que el Traductor de Google (Google Translate) genera automáticamente. Con esta herramienta, los traductores pueden organizar su trabajo y el uso compartido de traducciones, glosarios y memorias de traducción. Además, se pueden subir y traducir documentos de Microsoft Word, OpenOffice, RTF, HTML, texto, artículos de Wikipedia y Knols.
    • Google Translate: o Traductor de Google es un sistema de traducción automática gratuito, basado en datos estadísticos para traducir texto, documentos y páginas web a otras lenguas y en el instante. Google introdujo su propio software de traducción en 2007, antes Google utilizaba el traductor SYSTRAN, que es utilizado por otros servicios de traducción.
  • Agenda laboral y gestor de tareas:
    • Google Calendar: es una agenda y calendario electrónico desarrollado por Google que te permite sincronizarlo con los contactos de Gmail, invitarles y compartir eventos y calendarios. Con un simple, “Acepto” o “No acepto”, los destinatarios podrán ver cómo se integra en su calendario la cita con todos sus datos, o bien proponer una nueva fecha. Además, te permite gestionar las tareas, que también puedes crear desde Gmail.
  • Diccionarios y recursos documentales:
    • Google Chrome: no te permite crear una página Web, ni es un diccionario, ni nada parecido. Solo te permite navegar por Internet, pero no imaginas cómo. Desde que lo descargué, no utilizo otro navegador. Reconozco que su rapidez y simplicidad me tienen enamorado. Además, la posibilidad de integrar Google Dictionary es muy útil.
    • Google Search: ¿qué se puede decir del buscador de Google? Uno de los mejores buscadores, si no el mejor.
    • Google Libros: es un servicio de Google que busca el texto completo de los libros que Google escanea, convierte el texto por medio de reconocimiento óptico de caracteres y los almacena en su base de datos en línea.  Te sorprenderá la cantidad de información que tienes a tu disposición. Busca por ejemplo: traducción terminología.
    • Google Dictionary para Chrome: El diccionario de Google que antes existía era muy útil, pero lo integraron en Google Translate y dejamos de tener acceso. Sin embargo, existe una extensión para Google Chrome que es una de las herramientas más útiles que conozco para la lectura en el navegador. Simplemente es necesario seleccionar una palabra y se abrirá un bocadillo con el significado de la palabra. Se pueden elegir distintos idiomas.
    • Google Glossary: no es una herramienta en sí, sino un procedimiento. Mediante la búsqueda con operadores como “define”, podemos encontrar definiciones de las palabras desde el mismo buscador de Google. Si además utilizamos otros operadores con búsquedas como “intitle:glossary” o “inurl:kudoz” podremos encontrar resultados de glosarios en Internet o en las consultas terminológicas de Proz respectivamente. Absolutamente recomendable.
  • Fuente de noticias y actualidad traductológica:
    • Google Reader: hay mucha gente que no se entera de cómo va el mundo de la traducción porque no quieren perder el tiempo abriendo las páginas de los distintos blogs, revistas, empresas, etc. Eso es porque aún no saben lo que es un RSS feed, pero tampoco importa. Con Google Reader puedes simplemente escribir el nombre del blog, periódico o cualquier otra fuente de noticias, suscribirte y tendrás una única fuente de información en lugar de decenas, centenas o millares. Cada vez que haya un nuevo artículo, podrás verlo al abrirlo.
    • Google Alerts: te permite buscar usca contenido nuevo e interesante en la Web. Simplemente introduce tu consulta y almacena la búsqueda. Google te enviará un correo electrónico cuando encuentre nuevos resultados de, por ejemplo, una noticia de actualidad, la competencia en un sector, noticias sobre un acontecimiento, etc.
  • Oficina virtual:
    • Google Docs: es una solución en línea con las tres herramientas ofimáticas más utilizadas de la historia: un editor de textos, un editor de hojas de cálculo y un editor de presentaciones. Crea documentos básicos desde cero con pasos básicos y sencillos como crear listas con viñetas, ordenar por columnas, añadir tablas, imágenes, comentarios o fórmulas y cambiar la fuente, entre otras muchas cosas. Puedes subir tus documentos previos porque Google Docs acepta la mayoría de los formatos de archivo comunes, como DOC, XLS, ODT, ODS, RTF, CSV, PPT, etc. Probablemente no traduzcas aquí, aunque puedes integrarlo con las herramientas de traducción de Google. Sin embargo, podría ser el lugar perfecto para guardar tus presupuestos, facturas y demás documentos administrativos. Da igual dónde estés. Siempre podrás acceder si tienes conexión a Internet.
    • Google Cloud Connect para Microsoft Office: permite sincronizar tus documentos locales creados con Microsoft® Office en tu nube. De esta forma, varios usuarios pueden modificar un mismo documento en los conocidos programas de Microsoft® Office trabajando desde local. Es decir, puedes tener tu oficina en línea sin prácticamente esfuerzo.
  • Oficina móvil: 
    • Android: es un sistema operativo para dispositivos móviles como teléfonos o tabletas. Esto sí es una revolución. Con Android puedes tener todo lo anteriormente mencionado integrado en tu dispositivo móvil. ¿Acaso existe algo mejor para el traductor, ávido devorador de información y viajante errante?
Lo mejor de todo este universo de aplicaciones se resume en dos adjetivos: fácil y gratuito. Ser productivo es fácil. Es una cuestión de actitud. Esa actitud ha hecho de Google una de las empresas más productivas de la tierra. ¿No quieres aprovechar los recursos que te ofrece?

Para empezar, haberse formado y ser curioso por naturaleza, además de poseer grandes destrezas en el uso de la informática. Pero ese solo es el principio. Para ser un traductor productivo, hay que esforzarse mucho. Después queda un largo camino hasta conseguir trabajar de forma productiva. La práctica hace al maestro, dicen por ahí. Será por este motivo que en más de una ocasión me han preguntado qué necesita un traductor para trabajar. En realidad cuando me hacen esta pregunta, suelen ser personas interesadas en hacerse trabajadores autónomos. Así pues, este artículo va dirigido a quien ha pensado en “montar su empresa” en este nuevo mundo casi virtual en el que se mueven los traductores del futuro.

Empecemos por lo básico: ¿Qué podría necesitar un traductor para poder trabajar hoy en día?

  • Correo electrónico y telefonía: hoy en día, prácticamente el 90% de los nuevos trabajos de un traductor le llegan por correo electrónico. El otro 10% llega por teléfono o mensajería.
  • Página Web o blog: más que nunca, disponer de una página Web se ha convertido en nuestros días una necesidad profesional.  Un traductor autónomo funciona como una empresa y trabaja a través de la red. Quien no tiene página Web no existe. Bueno, tampoco es tan radical, pero si un cliente se interesa por ti después de leer tu CV, ¿no crees que te buscará en Internet?
  • Herramienta de traducción asistida por ordenador: este punto está claro.  Hoy en día, quien no sabe utilizar una herramienta TAO es un casi un marginado de la traducción. Y no solo eso, pues el uso de memorias de traducción ya no es algo novedoso. Ahora, la nueva revolución tecnológica es la integración de la traducción automática en el proceso de traducción. Si no sabes de qué va esto… ¡Ponte las pilas! Además, imagina que puedes hacerlo sin estar en tu oficina y utilizando la traducción en la nube. ¡Esto es una locura!
  • Agenda laboral y gestor de tareas: los nuevos proyectos para un traductor son bloques del Tetrix que hay que ir encajando en las siguientes semanas. No solo hay que encajar los proyectos, sino las tareas menos agradables que también consumen tiempo: marketing, facturación, presupuestos, administración, etc. No disponer de una agenda organizada es un completo suicidio. Es más, no disponer de un smartphone en el que se integre todo esto es otra muerte lenta, aunque no dolorosa.
  • Diccionarios y recursos documentales: sin duda, después de traducir, la documentación es la actividad que más tiempo le consume al traductor. Conviene, por tanto, disponer de mecanismos que nos ayuden a documentar nuestras traducciones y mejorar la precisión de las investigaciones.
  • Fuente de noticias y actualidad traductológica: para no quedarse atrás, nada mejor que disponer de una sola fuente de noticias desde la que estar al tanto de los avances que suceden en la industria de la traducción y saber cómo y qué se cuece en los blogs de traducción.
  • Oficina virtual: la actividad de la traducción casi siempre se realiza en local (tu propio PC), al menos hoy en día. La cloud translation o traduccción en la nube es también una realidad que poco a poco se irá imponiendo. No cabe duda de que el futuro informático pasa por eso que llaman nube, pero ahora mismo los programas más utilizados están en tu PC. ¿Qué ocurre si quieres hacer un presupuesto rápido, enviar una factura o consultar los datos de un cliente y no estás en la oficina? Lo ideal sería centralizar todo lo que no sea traducción en la nube.
  • Oficina móvil: Soy traductor, ya lo sabes. Ahora toca decirte que este punto me cambió la vida. Da igual dónde esté, mis clientes pueden contactarme. Ya no tengo que estar pegado al PC o no salir de casa. Y cuando no quiero trabajar, apago el móvil. Esto sí es una revolución.

Por supuesto, son demasiadas cosas, demasiados detalles, demasiados esfuerzos para seguir aprendiendo después de tantos años de estudio y además… no tienes dinero. No te flageles más. Así no lo conseguirás. Si quieres averiguar cómo hacer un buen uso de todo lo anterior con pocos clics del ratón, tan solo tienes que leer el siguiente artículo, San Google, patrón de los desamparados digitales y abrirte una cuenta en Gmail para utilizar aplicaciones gratuitamente que te ayudarán en la difícil tarea de llevar tu negocio de traducción adelante.

¡Suerte!

oct
01
Publicado por Sergio Calvo Páez el día 1 d octubre d 2011

¿Eres el tipo de persona que suele dejar las cosas para después?

Si es así, este texto te estaba esperando. No le hagas un desplante y dedícale unos minutos.

Todo comenzó hace unos días, charlando con un amigo. De pronto, tropezamos ingenuamente con la palabra inglesa procrastination. Tuvimos un efímero debate que nos condujo más allá del propio significado. Al principio, tan inocente en mi pensamiento, pensaba que esa palabra en español no tenía equivalente. Segundos más tarde me di cuenta.

En español, significa “dejar las cosas para más tarde“, pero en lugar de esta paráfrasis, los hispanohablantes tenemos un nutrido repertorio léxico que nos deleita con numerosas muestras del arraigo de esta palabra en nuestra cultura.

Palabras como posponer, aplazar, retrasar o demorar podrían perfectamente servir como equivalentes en su forma verbal. Pero hay más carga semántica en la palabra. No podemos ignorar que vaguear, holgazanear, haraganear, gandulear o simplemente reposar, pueden también estar implícitos. Sin olvidar, no obstante, que su significado también nos hace pensar en otros adjetivos como perezoso, irresponsable o inconstante por ser incapaz de finalizar nada importante.

El traductor, atrapado en la pantalla del ordenador, está expuesto a la distracción constantemente. Horas maratonianas de trabajo en soledad no significan concentración. La libertad, que no libertinaje, de una profesión liberal es a veces su mayor trampa y caemos en el error de postergar las obligaciones que menos nos atraen (contabilidad, marketing, fiscalidad o formación). Esa decisión sólo tiene un destino: empeorar las cosas.

Es imposible avanzar si no terminamos las cosas. Finalizar una tarea nos permite asumir nuevas metas, nuevos proyectos y liberarnos de responsabilidades. Si acumulamos tareas, acabaremos por recurrir a la multitarea. Nada agota más que pensar en cuánto tenemos por hacer.

Deja de pensar y ponte a hacer. Para seguir empapándote de esta palabra y ayudarte a eliminarla de tu vida, te propongo simplemente que veas la siguiente presentación. Además, si tienes Spotify o alguna otra posibilidad de escuchar esta canción, la vivirás más intensamente: Divenire de Ludovico Einaudi.

¡Espero que te motive!

Remotivate.org

sep
15
Publicado por Sergio Calvo Páez el día 15 d septiembre d 2011

¿Tienes agenda o vas por libre?

Si tienes agenda, te recomiendo que no sea en papel. Podrías desperdiciar el potencial de la tecnología actual. Si vas por libre, te recomiendo que sigas leyendo.

Gestionar el tiempo no es una tarea fácil. Solemos pensar que el trabajo marca nuestras vidas. Bailamos al son que nos toca. Pero no es cierto. El tiempo depende de nosotros. Ser consciente de este hecho resulta complejo, pero nos ayuda a enfocar nuestros esfuerzos en aquellos proyectos que son importantes y que realmente tienen que ver con nuestras metas personales y profesionales. Además, también nos permite más tiempo de esparcimiento.

Para ello hay que empezar desde el principio y cuestionarse algunos datos básicos:

¿Qué hacer?

Tomar conciencia de lo que hay que hacer es imprescindible. Anotarlo es el siguiente paso. Podemos almacenar mucha información en nuestro cerebro, pero también necesitaremos más energía para procesarla: “Utiliza el cerebro para las decisiones importantes, lo demás escríbelo”.

¿Cuándo hacerlo?

La falta de planificación es el mayor enemigo de la productividad. Encajar las tareas como un rompecabezas en el tiempo es un quebradero de cabeza. No cabe duda. Pero sus beneficios son cuantiosos. La libertad de concentrarnos en hacer y no en remendar cuando estemos manos a la obra mejorará nuestra productividad considerablemente.

¿Cómo hacerlo?

Cuando tenemos muchas tareas parece difícil a veces acabarlo todo. Incluso podemos llegar a ahogarnos sin solución. Nada más lejos de la realidad, la fórmula está en nuestras manos. Saber qué momento es el adecuado para cada tarea y seguir unos simples pasos:

  • Estima el tiempo necesario para finalizar cada tarea.
  • Organiza las tareas por prioridad.
  • Agrupa las tareas por tipo.
  • Sigue una metodología sistemática.
  • Concéntrate en terminar.

 

Un truco

La tecnología nos puede ayudar enormemente a gestionar nuestro tiempo. Existen muchas herramientas que nos permiten crear registros que nos servirán de guía en nuestro día a día, estemos donde estemos. Un par de ejemplos de este tipo de herramientas:

Remember The Milk Toodledo

Estas herramientas en la nube, se integran perfectamente con todos nuestros dipositivos (PC, Mac, smartphone, iPad, etc.). En casa, en la oficina, en el coche, sea donde sea, podremos gestionar nuestro tiempo y ser más eficientes. Si estás cansado de olvidar las cosas, deberías probarlo.

Lo mejor de todo es la satisfacción de ir tachando tareas completadas. Significa que controlamos nuestro tiempo. ¿No te apetece?

may
19
Publicado por Sergio Calvo Páez el día 19 d mayo d 2011

¿Acumulas papeles por doquier?

¿Encuentras Post-Its en tus bolsillos? ¿Olvidas las cosas más simples?

Entonces deberías empezar a pensar en utilizar ese teléfono o smartphone tan fantástico que tienes como un Post-It. Tal vez tengas que cambiar el móvil, pero la oferta es amplia y asequible. Piensa que, además, podrás sincronizar todas tus notas automáticamente para que estén en tu ordenador. Para animarte a tomar la decisión, he pensado que sería conveniente hablarte de un par de herramientas muy interesantes que te convencerán para ser más productivo.
 

 Esta herramienta es sencillamente mi mejor amiga. Puedo utilizarla desde mi PC, mi móvil o en cualquier explorador Web. En ella guardo mis ideas, mis trabajos, mi día a día. Pero no es una agenda. Es un Post-It “tuneado”. En ThinkWasabi puedes encontrar multitud de trucos y sugerencias que harán tu vida cambiar.

 

 Esta herramienta sí es una agenda. Ahora bien, este nuevo concepto de agenda se basa en lo simple. Se integra en todos los dispositivos. Probablemente pronto también se integre en los frigoríficos para evitar tener que estar poniendo papeles en la puerta. Sin duda, es una revolución para la organización de la agenda personal.

Para que entiendas mejor en qué consisten estas herramientas y alguna más, te animo a que veas el siguiente vídeo. Es muy divertido.

The App Show – Productivity from Super Mega Action Plus on Vimeo.