Aprende y disfruta en el campus virtual de Traductivo.

Contenidos

¿Crees que no puedes mejorar tu productividad como traductor por falta de medios? Encomiéndate a San Google.

Conviene comenzar este artículo diciendo que Google no me paga nada por decir lo siguiente (aún estás a tiempo, compañero Google ;-)). El objetivo de estas palabras es simple: descubrir un universo de posibilidades para el traductor, sobre todo novel, de mejorar su productividad con coste cero y casi sin esfuerzo cognitivo.

Todos conocemos Google, principalmente como buscador y como correo electrónico. Pocos quedan ya sin tener una cuenta en Gmail. Sin embargo, muchos desconocen lo demás. ¿Y qué es lo demás? Un sinfín de aplicaciones, un universo de posibilidades que están a un clic del ratón, que podrían optimizar tu forma de organizar el trabajo y ayudarte a encajar las piezas del puzle.

Puede que no te hagan falta ninguna de las herramientas siguientes. Es cierto que en el mercado existen muchas más, incluso de mejor calidad. Aquí lo importante no es tanto la calidad, que también, sino la cantidad. Se trata realmente de un todo en uno. Veamos de qué herramientas hablamos y cómo podemos utilizarlas en nuestro trabajo para conseguir mejorar nuestra productividad.

  • Correo electrónico:
    • Gmail: es un gestor de correo electrónico muy fácil de utilizar que además se integra muy bien con el calendario y la gestión de las tareas, pues puedes añadir los mensajes como nueva tarea en tu lista de tareas.
    • Google Talk: es un servicio sencillo y gratuito que permite realizar llamadas de voz y enviar mensajes instantáneos.
  • Página Web o blog:
    • Google Sites:  es una herramienta gratuita que te permite crear sencillas páginas web sin tener conocimientos de HTML y sin necesidad ni de instalación ni de mantenimiento de ningún tipo. ¿No querías tener tu propia página Web?
    • Google Analytics: es una solución de seguimiento de páginas Web que proporciona información muy valiosa sobre el tráfico del sitio web y el éxito que está teniendo. Es muy fácil de usar y podrás ver y analizar el tráfico desde una perspectiva totalmente distinta.
    • Blogger: es una aplicación muy sencilla que te permite crear un blog en segundos. Al igual que Google Sites, te permite elegir distintas plantillas y diseños atractivos y personalizables.
  • Herramienta de traducción asistida por ordenador:
    • Google Translator Toolkit: (kit de herramientas de traducción de Google) es una herramienta TAO. Tan simple como eso. Está diseñado para permitir que los traductores utilicen de forma gratuita una herramienta TAO y que con ello se corrijan las traducciones que el Traductor de Google (Google Translate) genera automáticamente. Con esta herramienta, los traductores pueden organizar su trabajo y el uso compartido de traducciones, glosarios y memorias de traducción. Además, se pueden subir y traducir documentos de Microsoft Word, OpenOffice, RTF, HTML, texto, artículos de Wikipedia y Knols.
    • Google Translate: o Traductor de Google es un sistema de traducción automática gratuito, basado en datos estadísticos para traducir texto, documentos y páginas web a otras lenguas y en el instante. Google introdujo su propio software de traducción en 2007, antes Google utilizaba el traductor SYSTRAN, que es utilizado por otros servicios de traducción.
  • Agenda laboral y gestor de tareas:
    • Google Calendar: es una agenda y calendario electrónico desarrollado por Google que te permite sincronizarlo con los contactos de Gmail, invitarles y compartir eventos y calendarios. Con un simple, “Acepto” o “No acepto”, los destinatarios podrán ver cómo se integra en su calendario la cita con todos sus datos, o bien proponer una nueva fecha. Además, te permite gestionar las tareas, que también puedes crear desde Gmail.
  • Diccionarios y recursos documentales:
    • Google Chrome: no te permite crear una página Web, ni es un diccionario, ni nada parecido. Solo te permite navegar por Internet, pero no imaginas cómo. Desde que lo descargué, no utilizo otro navegador. Reconozco que su rapidez y simplicidad me tienen enamorado. Además, la posibilidad de integrar Google Dictionary es muy útil.
    • Google Search: ¿qué se puede decir del buscador de Google? Uno de los mejores buscadores, si no el mejor.
    • Google Libros: es un servicio de Google que busca el texto completo de los libros que Google escanea, convierte el texto por medio de reconocimiento óptico de caracteres y los almacena en su base de datos en línea.  Te sorprenderá la cantidad de información que tienes a tu disposición. Busca por ejemplo: traducción terminología.
    • Google Dictionary para Chrome: El diccionario de Google que antes existía era muy útil, pero lo integraron en Google Translate y dejamos de tener acceso. Sin embargo, existe una extensión para Google Chrome que es una de las herramientas más útiles que conozco para la lectura en el navegador. Simplemente es necesario seleccionar una palabra y se abrirá un bocadillo con el significado de la palabra. Se pueden elegir distintos idiomas.
    • Google Glossary: no es una herramienta en sí, sino un procedimiento. Mediante la búsqueda con operadores como “define”, podemos encontrar definiciones de las palabras desde el mismo buscador de Google. Si además utilizamos otros operadores con búsquedas como “intitle:glossary” o “inurl:kudoz” podremos encontrar resultados de glosarios en Internet o en las consultas terminológicas de Proz respectivamente. Absolutamente recomendable.
  • Fuente de noticias y actualidad traductológica:
    • Google Reader: hay mucha gente que no se entera de cómo va el mundo de la traducción porque no quieren perder el tiempo abriendo las páginas de los distintos blogs, revistas, empresas, etc. Eso es porque aún no saben lo que es un RSS feed, pero tampoco importa. Con Google Reader puedes simplemente escribir el nombre del blog, periódico o cualquier otra fuente de noticias, suscribirte y tendrás una única fuente de información en lugar de decenas, centenas o millares. Cada vez que haya un nuevo artículo, podrás verlo al abrirlo.
    • Google Alerts: te permite buscar usca contenido nuevo e interesante en la Web. Simplemente introduce tu consulta y almacena la búsqueda. Google te enviará un correo electrónico cuando encuentre nuevos resultados de, por ejemplo, una noticia de actualidad, la competencia en un sector, noticias sobre un acontecimiento, etc.
  • Oficina virtual:
    • Google Docs: es una solución en línea con las tres herramientas ofimáticas más utilizadas de la historia: un editor de textos, un editor de hojas de cálculo y un editor de presentaciones. Crea documentos básicos desde cero con pasos básicos y sencillos como crear listas con viñetas, ordenar por columnas, añadir tablas, imágenes, comentarios o fórmulas y cambiar la fuente, entre otras muchas cosas. Puedes subir tus documentos previos porque Google Docs acepta la mayoría de los formatos de archivo comunes, como DOC, XLS, ODT, ODS, RTF, CSV, PPT, etc. Probablemente no traduzcas aquí, aunque puedes integrarlo con las herramientas de traducción de Google. Sin embargo, podría ser el lugar perfecto para guardar tus presupuestos, facturas y demás documentos administrativos. Da igual dónde estés. Siempre podrás acceder si tienes conexión a Internet.
    • Google Cloud Connect para Microsoft Office: permite sincronizar tus documentos locales creados con Microsoft® Office en tu nube. De esta forma, varios usuarios pueden modificar un mismo documento en los conocidos programas de Microsoft® Office trabajando desde local. Es decir, puedes tener tu oficina en línea sin prácticamente esfuerzo.
  • Oficina móvil: 
    • Android: es un sistema operativo para dispositivos móviles como teléfonos o tabletas. Esto sí es una revolución. Con Android puedes tener todo lo anteriormente mencionado integrado en tu dispositivo móvil. ¿Acaso existe algo mejor para el traductor, ávido devorador de información y viajante errante?
Lo mejor de todo este universo de aplicaciones se resume en dos adjetivos: fácil y gratuito. Ser productivo es fácil. Es una cuestión de actitud. Esa actitud ha hecho de Google una de las empresas más productivas de la tierra. ¿No quieres aprovechar los recursos que te ofrece?

Para empezar, haberse formado y ser curioso por naturaleza, además de poseer grandes destrezas en el uso de la informática. Pero ese solo es el principio. Para ser un traductor productivo, hay que esforzarse mucho. Después queda un largo camino hasta conseguir trabajar de forma productiva. La práctica hace al maestro, dicen por ahí. Será por este motivo que en más de una ocasión me han preguntado qué necesita un traductor para trabajar. En realidad cuando me hacen esta pregunta, suelen ser personas interesadas en hacerse trabajadores autónomos. Así pues, este artículo va dirigido a quien ha pensado en “montar su empresa” en este nuevo mundo casi virtual en el que se mueven los traductores del futuro.

Empecemos por lo básico: ¿Qué podría necesitar un traductor para poder trabajar hoy en día?

  • Correo electrónico y telefonía: hoy en día, prácticamente el 90% de los nuevos trabajos de un traductor le llegan por correo electrónico. El otro 10% llega por teléfono o mensajería.
  • Página Web o blog: más que nunca, disponer de una página Web se ha convertido en nuestros días una necesidad profesional.  Un traductor autónomo funciona como una empresa y trabaja a través de la red. Quien no tiene página Web no existe. Bueno, tampoco es tan radical, pero si un cliente se interesa por ti después de leer tu CV, ¿no crees que te buscará en Internet?
  • Herramienta de traducción asistida por ordenador: este punto está claro.  Hoy en día, quien no sabe utilizar una herramienta TAO es un casi un marginado de la traducción. Y no solo eso, pues el uso de memorias de traducción ya no es algo novedoso. Ahora, la nueva revolución tecnológica es la integración de la traducción automática en el proceso de traducción. Si no sabes de qué va esto… ¡Ponte las pilas! Además, imagina que puedes hacerlo sin estar en tu oficina y utilizando la traducción en la nube. ¡Esto es una locura!
  • Agenda laboral y gestor de tareas: los nuevos proyectos para un traductor son bloques del Tetrix que hay que ir encajando en las siguientes semanas. No solo hay que encajar los proyectos, sino las tareas menos agradables que también consumen tiempo: marketing, facturación, presupuestos, administración, etc. No disponer de una agenda organizada es un completo suicidio. Es más, no disponer de un smartphone en el que se integre todo esto es otra muerte lenta, aunque no dolorosa.
  • Diccionarios y recursos documentales: sin duda, después de traducir, la documentación es la actividad que más tiempo le consume al traductor. Conviene, por tanto, disponer de mecanismos que nos ayuden a documentar nuestras traducciones y mejorar la precisión de las investigaciones.
  • Fuente de noticias y actualidad traductológica: para no quedarse atrás, nada mejor que disponer de una sola fuente de noticias desde la que estar al tanto de los avances que suceden en la industria de la traducción y saber cómo y qué se cuece en los blogs de traducción.
  • Oficina virtual: la actividad de la traducción casi siempre se realiza en local (tu propio PC), al menos hoy en día. La cloud translation o traduccción en la nube es también una realidad que poco a poco se irá imponiendo. No cabe duda de que el futuro informático pasa por eso que llaman nube, pero ahora mismo los programas más utilizados están en tu PC. ¿Qué ocurre si quieres hacer un presupuesto rápido, enviar una factura o consultar los datos de un cliente y no estás en la oficina? Lo ideal sería centralizar todo lo que no sea traducción en la nube.
  • Oficina móvil: Soy traductor, ya lo sabes. Ahora toca decirte que este punto me cambió la vida. Da igual dónde esté, mis clientes pueden contactarme. Ya no tengo que estar pegado al PC o no salir de casa. Y cuando no quiero trabajar, apago el móvil. Esto sí es una revolución.

Por supuesto, son demasiadas cosas, demasiados detalles, demasiados esfuerzos para seguir aprendiendo después de tantos años de estudio y además… no tienes dinero. No te flageles más. Así no lo conseguirás. Si quieres averiguar cómo hacer un buen uso de todo lo anterior con pocos clics del ratón, tan solo tienes que leer el siguiente artículo, San Google, patrón de los desamparados digitales y abrirte una cuenta en Gmail para utilizar aplicaciones gratuitamente que te ayudarán en la difícil tarea de llevar tu negocio de traducción adelante.

¡Suerte!

dic
20
Publicado por Sergio Calvo Páez el día 20 d diciembre d 2011

¿Eres de los que pierden el tiempo buscando programas, documentos o enlaces a través del menú de Inicio de Windows?

A ver, supongo que tendrás una destreza considerable. No lo dudo. También imagino que en más de una ocasión, has pensado: “Jo… otra tengo que hacer el recorrido Inicio/Todos los programas/carpetita de turno”. De hecho, apuesto a que alguna vez no has terminado una pequeña tarea por el simple hecho de tener que abrir la aplicación mediante este procedimiento.

Hay muchos lanzadores de aplicaciones por ahí circulando en Internet que podrían ayudarte a dejar de perder el tiempo. He probado varios y reconozco que el que más me gusta es Launchy. Estoy seguro de que conseguirás arañar unos minutos en tu día a día simplemente presionando ALT + Barra espaciadora para lanzar tus aplicaciones.

Ahora bien, ni siquiera es necesario instalar nada. Siempre hay una forma simple de hacer las cosas. Los que adoran personalizar los entornos de trabajo podrán además crear su propio lanzador. Con el siguiente truco podrás personalizar y sacar más partido a la barra de tareas de Windows. Ya no perderás más el tiempo buscando lo que tanto utilizas. A veces la productividad no está tan lejos de nuestras manos.

Es muy simple. Para personalizar tu barra de tareas de Windows simplemente tienes que:

  • Crear una carpeta en el escritorio que se llame “taskbars”.
  • Crear subcarpetas dentro de “taskbars” en las que incluirás los accesos directos y enlaces que más utilices.
  • Hacer clic con el botón de la derecha en la barra de tareas de Windows y después, Barras de herramientas / Nueva barra de herramientas. Eligir las carpetas una a una mediante el mismo procedimiento
  • Para ubicarlas en la posición deseada, es necesario desbloquear la barra de tareas.
  • Hacer clic con el botón de la derecha sobre cada barra de herramientas en la barra de tareas y desmarcar Mostrar texto.
  • Voilà! Ya tienes un lanzador de aplicaciones personalizado en Windows.
También puedes ver el siguiente vídeo para ver cómo se hace.

jul
15
Publicado por Sergio Calvo Páez el día 15 d julio d 2011

¿Cuánto tiempo tardas en encontrar tus cosas?

Si tardas más de 10 segundos, una vez sentado frente al ordenador, deberías seguir leyendo.

Acostumbramos a acumular archivos, datos e información en general sin norma ni procedimiento. Es curioso, pero somos capaces de seguir el más estricto sistema de gestión de la calidad de cualquier empresa, pero no somos capaces de encontrar ni organizar nuestros propios recursos. Solemos perder el tiempo una y otra vez buscando el mismo archivo, pero nunca lo guardamos donde deberíamos.

Si esto además ocurre con los recursos que son necesariamente útiles para nuestro trabajo. Entonces, tenemos un problema. No es lo mismo tener la habitación desordenada que tener patas arriba la mesa desde donde trabajamos. En definitiva, hablamos de dinero, que es por lo que trabajamos la mayoría y a lo que dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo. El trabajo de calidad no crece en el desorden.

¿Qué puedo hacer?

Tomar conciencia de la necesidad de ordenar y organizar nuestros recursos suele ser un paso tardío en la vida de cualquier traductor. De hecho, algunos nunca llegan a tomar conciencia. La decisión es nuestra.

¿Por dónde empiezo?

Por el principio. Y no es una tontería. Debemos seleccionar y poner a mano todos los recursos que son de primera necesidad. Igual que cada día tenemos un vaso de agua cerca en algún momento, y es fácilmente accesible, no podemos descuidar nuestras necesidades profesionales. Empieza por las herramientas, sigue con los activos lingüísticos, continúa con las fuentes documentales y almacena todo de forma organizada. Puedes utilizar un simple documento en Word,  una entrada en WordPress o una hoja Excel. Tú eliges.

¿Cuándo termino?

Por naturaleza, solemos acumular y acumular incluso si no lo necesitamos. Puede tener algo que ver con la supervivencia de la especie. Quién sabe. Pero ese es otro grave error que nos persigue recurrentemente. No necesitamos cantidad. Necesitamos calidad. Para organizar tus recursos, no crees listas sin sentido. Sigue el lema “the power of less” y cíñete a tus necesidades.

Recursos en Traductivo

En Traductivo puedes encontrar recursos que considero útiles. Puede que sean más de los necesarios. En Internet hay mucho material. Si no me crees, simplemente visita el blog de Laura Ramírez y encontrarás enlaces y más enlaces (muy bueno, por cierto). Cada uno atiende a sus necesidades. Yo atiendo a las mías, pero en Traductivo intento atender también a las tuyas. 

Dicho esto, te animo a utilizar estos recursos si consideras que cubren tus necesidades.

jun
15
Publicado por Sergio Calvo Páez el día 15 d junio d 2011

¿Quién podía pensar que estar en las nubes es productivo?

Siendo más precisos, deberíamos decir la nube. Sí, esa gran masa blanca o gris que surca los cielos ahora también comparte su forma lingüística con un nuevo concepto en la vida de muchos profesionales de la traducción.

Resulta además curioso. Mi madre me decía a veces que estaba en las nubes. Mi padre que tenía muchos castillos de arena. Ahora la sociedad trabaja en edificios de vidrio (sílice, arena) y quiere llegar a las nubes.

Sea como sea, es necesario pensar en los aspectos positivos de este nuevo servicio para los traductores. La productividad seguramente se verá también mejorada. Aunque a primera vista el término nube pueda resultar opaco, se trata de algo simple: el software  y nuestros archivos ya no sólo estarán en nuestro ordenador.

Las ventajas para el traductor, a menudo viajero incansable y a veces temporero en los mapas, son innumerables. Tras el esfuerzo de entender el concepto, llega el provecho.

Veamos algunos ejemplos de aplicaciones que se integran en nuestro trabajo. Existen muchas más. No es el objetivo de este artículo hacer un barrido y enumerar todas las herramientas. Simplemente quiero despertar la curiosidad.

Wordfast Anywhere

Wordfast es una herramienta bien conocida en el sector. De algún modo significó la democratización de las herramientas y acercó las herramientas TAO a muchos traductores, tanto por su simpleza como por el precio.

Wordfast tiene además una versión Wordfast Anywhere que supone un claro ejemplo del concepto de traducción en la nube, es decir, sin disponer del software en nuestro ordenador. El traductor puede disponer de un software específico en línea, que además en este caso es gratuito. Como suele ocurrir, hay que ser cuidadosos con los temas de privacidad del material que subimos a esta nube.

 Google Translator Toolkit

Este es otro claro ejemplo de la tendencia. Google se caracteriza por su habilidad para hacer simple lo complejo y estar siempre en la cresta de la ola. En esta nube, cualquier traductor también puede sacar provecho de las memorias de traducción y la traducción automática.

Otros

Muchas empresas de traducción han desarrollado otras aplicaciones similares. Otros competidores en tecnología para traductores también tienen herramientas similares. En realidad, se trata de una tendencia que hará la vida de algunos traductores algo más sencilla.

Ventajas

  • No es necesario instalar ni desinstalar ningún software.
  • Evita colapsos de rendimiento de PC. Traducir suele implicar el uso de varias herramientas al mismo tiempo.
  • Suelen tener una interfaz de usuario intuitiva y estándar.
  • Cualquier PC sirve para trabajar.
  • Cualquier Mac también.
  • El traductor reutiliza el material de otros traductores en tiempo real mediante la TM en el servidor.
  • Se garantiza mayor coherencia en proyectos con muchos traductores.
  • La terminología se integra fácilmente.
  • Y por supuesto… Podemos trabajar desde cualquier lugar.