Aprende y disfruta en el campus virtual de Traductivo.

Contenidos

mar
20
Publicado por Sergio Calvo Páez el día 20 d marzo d 2011

Una buena forma de conocer los entresijos de la profesión y no andar dando bandazos de un lado al otro sin asesoramiento es asociarse. Existen muchas asociaciones. Todo dependerá de nuestros intereses.

Empecemos por ver una lista de algunas opciones que tenemos:

 

Internacional

España

Una interesante para traductores autónomos noveles.

 

Después de ver esta lista, la primera pregunta que uno se plantea al ver tantas asociaciones es:

¿Cuál es la mejor?

La segunda pregunta probablemente será:

¿Cuál cuesta menos?

No podemos ser simplistas al responder. Existe un gran esfuerzo detrás de todas ellas y un valor humano que no podemos ni debemos menospreciar. Ahora bien, si pretendemos ser productivos en nuestra decisión de apostar por una o varias, creo que habría que tener en cuenta algunos aspectos:

  • ¿Tiene una buena bolsa de trabajo?: Seamos objetivos, si estamos hablando de una asociación profesional, lo mejor será que su bolsa de empleo sea amplia e interesante. Ofertas se podrán encontrar en muchas otras fuentes. El papel estratégico de la asociación profesional de traductores en materia de bolsa de empleo debería resumirse en dos términos, calidad y primicia. La calidad hace referencia a las características del empleo que ofrecen y la primicia a la relación que tiene la asociación con empresas y profesionales del sector. Si la noticia de un buen puesto de trabajo llega antes a esa asociación que a otros foros, entonces no hay duda de que estamos ante la asociación que nos interesa.
  • Cantidad y calidad de los servicios que presta: Algunas asociaciones, no por mucho ofrecer van a ser mejor. Es importante identificar exactamente los servicios que ofrecen y valorar su calidad. La clave está en reconocer si se ajustan a nuestras necesidades y en si darán respuesta a nuestras dudas.
  • Profesionales de reconocido prestigio: Como en los cursos de formación, es importante que los integrantes de la asociación y sobre todo sus colaboradores (para formación, asesoramiento, etc.) tengan una amplia experiencia en el sector. Hay que tener en cuenta que cada caso es especial, por mucho que haya unos patrones más o menos fijos. Así pues, más vale que quien nos atiende haya trajinado con desparpajo en esta industria.
  • Organización de eventos con otros profesionales: Este dato es de especial interés para los que comienzan su andadura en la traducción. Conocer a otros profesionales y tomarse un café con ellos es de indudable valor. Gracias a esas conversaciones se resuelven muchas dudas, se conocen posibles colaboradores y clientes y sobre todo, se pasa un rato muy agradable entre tanta gente que te comprende perfectamente.
Es decir, ¿es necesario asociarse? Esta pregunta tampoco tiene respuesta absoluta. Depende. Pero sin duda es un gran recurso que en la mayoría de los casos mejora nuestra productividad, ya sea buscando empleo, resolviendo dudas o tramitando algún servicio.