Eres traductor, ¿verdad? Pero, ¿eres productivo?

Destacado

feb
15

El traductor productivo

Publicado por Sergio Calvo Páez el día 15 d febrero d 2011

Si imagino al traductor productivo trabajando en su despacho, indudablemente pienso en una imagen que representa un ideal. Esta descripción del traductor productivo incluye diversas competencias, habilidades y gustos personales.

Además de haber recibido buena formación, de  poseer destrezas comunicativas y técnicas y de ser capaz de trabajar bajo la presión de la soledad de la pantalla, producto de un cambiante sistema de mercado, el traductor productivo, en definitiva, se mira al espejo y puede ver que:

  • La calidad es lo primero.
  • Cada día aprende algo nuevo.
  • Sabe un poco de todo y mucho de algunas cosas.
  • Todos sus dedos acarician el teclado y saludan de lejos al ratón.
  • Planifica y organiza su tiempo.
  • Sabe priorizar.
  • Utiliza cualquier procesador o editor de textos que aparece en pantalla.
  • Exprime con astucia las herramientas de traducción asistida por ordenador.
  • Crea y gestiona la terminología de sus proyectos.
  • Centraliza e integra sus activos lingüísticos.
  • Adora la palabra macro.
  • Es un experto en comunicación por Internet.
  • Su oficina está en la nube.
  • Gestiona con empatía sus relaciones profesionales.
  • Siempre entrega a tiempo.
  • Se adelanta a los imprevistos.
  • Asiste a eventos y se mantiene al día de las nuevas noticias.
  • Entiende las ventajas de la traducción automática.
Y ahora que lo pienso, el traductor productivo casi tendría que ser una máquina. ¿Te atreves?

Deja un comentario

3 comentarios sobre El traductor productivo

  1.  

    |

    • Sergio Calvo Páez |

      Muchas gracias, Isabel. Se agradece que alguien con tan buen juicio crítico (leí tu artículo de Asetrad sobre TA) valore tan positivamente este artículo. Es el germen del blog, la razón de su existencia y el objetivo de mi propuesta.

  2. Pingback: Traductivo